¿Qué es un Influencer?

Fotografía: VoxFeed Team

Si creciste en la era de la televisión probablemente recuerdes a Michael Jordan volando en los comerciales de Nike, o a Britney Spears y sus apariciones en varios anuncios para Pepsi.

Antes de la web solamente figuras públicas como ellos se consideraban lo suficientemente influyentes y atractivos para colaborar con las marcas al momento de realizar esfuerzos publicitarios.

Con la llegada del internet y el boom de las redes sociales, los usuarios activos en redes sociales revolucionaron la forma en la que las marcas interactúan con sus consumidores. Hoy, opinar sobre un producto o servicio está al alcance de un click, y cualquiera de nosotros puede compartir una opinión que llegue a pocos, cientos, o incluso millones de personas (en el caso de las celebridades).

Esto ha empujado a las marcas a extender sus esfuerzos de colaborar con “embajadores de marca” (como era el caso de Jordan y Spears), a prestar atención a lo que sus propios consumidores están diciendo en redes sociales, y detectar a esas personas clave que son capaces de captar la atención de audiencias meta.

Esas personas clave representan el perfil de lo que hoy en día es un “influencer”, que es cualquier individuo que en redes sociales se ha ganado la confianza de sus seguidores y es capaz de modificar su comportamiento.

Imagen de la cuenta de IG de Selena Gomez, dónde colaboró con Pantene en una campaña de Influencer Marketing

Un influencer puede ser desde una celebridad como Selena Gomez (considerada la reina de Instagram por sus 123 millones de seguidores), alguien como Juanpa Zurita, quien por sus divertidos vines se ganó la atención de millones de personas; hasta un usuario cuya audiencia se limita a miembros de su familia y amigos, que sin embargo es capaz de influir en su comportamiento por sus recomendaciones y el contenido que comparte.

A ese tercero algunos han llamado “microinfluencers”, pero en VoxFeed los denominamos “brand lovers”, debido a que son individuos que comparten cosas de su día a día, suelen incluir auténticamente a esas marcas que aman en sus fotos, blogs, videos o incluso las populares historias de Instagram, sin una compensación en mente.

Cabe mencionar que un “embajador de marca” NO es lo mismo que un influencer; mientras el primero suele actuar como la cara de marca, el segundo tiende a ser un consumidor cuya credibilidad es mayor al momento de hacer una recomendación. Por ende, es capaz de provocar una reacción positiva en la percepción del producto o servicio, influyendo como consecuencia en el proceso de compra de nuevos consumidores.

De tal manera, los influencers se han convertido en un aliado para las marcas al momento de ejecutar estrategias de publicidad digital.

Al día de hoy, de acuerdo a los datos publicados por Statista, los consumidores a nivel mundial pasan alrededor de 109 minutos en redes sociales, y en el caso específico de México en 2015 ocupó el tercer lugar a nivel mundial en donde los usuarios pasan el mayor tiempo consumiendo en redes sociales con un tiempo promedio de 3.2 horas.

Esto representa una excelente oportunidad para las marcas latinoamericanas estar presentes digitalmente, tomando acciones de publicidad que vayan más allá de banners que cada día un mayor número de usuarios bloquea.

Chris Cowan (Director de Clusters, Experto en Segmentación y Estudio de Mercados), en su investigación de “Cómo Funciona el Boca en Boca”, encontró que cuando las marcas son intrusivas y le hablan a las personas de cosas que no les interesan en los espacios equivocados, los receptores se quedan con una percepción negativa de las marcas.

Es ahí donde colaborar con influencers se vuelve una de las mejores prácticas para marketing digital, ya que te alías con usuarios cuyas audiencias están interesadas en el contenido que comparten, por lo que las redes sociales se convierten en un canal por donde llegar de manera orgánica a la vida de las personas.

Además, el contenido mismo se convierte en un activo para las marcas, pues no importa si se trata de una celebridad o una persona normal, el contenido puede tener mejor calidad e incluso mayor creatividad que uno profesional y a un menor costo; a su vez, permite a quien ejecuta la campaña obtener conocimiento en tiempo real de la variedad de enfoques de sus consumidores/influencers.

Las estrategias con influencers o influencer marketing han sido reconocidas por expertos como Jennifer Wesley, Jefa de Industria en Google, quién en una entrevista con WOMMA (Word of Mouth Marketing Association) corroboró: “Somos dueños de una de las plataformas de influencers más grandes en el mundo que es YouTube, conocemos el poder que viene de la ‘influencia’ y entendemos la oportunidad que tienen las marcas para tomar ventaja de ello.”

Bien dijo Jeff Ernst CEO y Presidente de Smync, “hoy las impresiones no valen”; competir por visibilidad sería una pérdida de esfuerzos. Las marcas hoy deben buscar la manera de captar la atención de sus audiencias meta en canales donde el ruido es constante, cosa que se puede lograr a través de contenido único, en manos de quienes ya poseen la credibilidad necesaria para recomendar sus productos auténticamente, a ellos los llamamos influencers.