Muy a menudo me preguntan a qué me dedico y la verdad es que nunca me ha gustado definirme como una sola cosa, pues me siento limitada, me gusta aprender siempre cosas nuevas y mantenerme en aprendizaje continuo.

Foto by Mayra Carreño

Hace 4 años terminé la carrera de Licenciatura en Diseño y Negocios de la Moda en Monterrey y primeramente escogí esta carrera porque siempre tuve una inspiración constante de parte de mi familia a desarrollar mi estilo personal, sin necesidad de estar siempre a la moda o usar las cosas de ultima temporada.

Desde muy pequeña mi familia se mudó a Acapulco, una pequeña ciudad donde el acceso a la moda no era exactamente lo más accesible, limitándote a comprar donde todos compraban, por lo que crecí usando ropa de mi abuela, de mi mamá y de mi papá y modificando hasta sentir que las prendas eran personalizadas sólo para mi.

Se convirtió en  una de mi pasiones más grandes buscar en rinconcitos de ropa usada o vintage prendas únicas las cuales incorporar a mi clóset, al punto que no me veía haciendo otra cosa más que envolverme en el mundo de la moda como profesión.

Una vez en universidad, estaba casi segura que me dedicaría a fotografía de moda, ya que de igual manera desde pequeña mis papás me incitaron a tomar fotografías de las cosas que me gustaban y se convirtió en un ritual muy especial para mi.

Durante mis prácticas profesionales trabajé como fotógrafa, asistente de iluminación y como editora de fotografía en un estudio de fotografía en Monterrey, pues en realidad estaba enamorada del proceso que lleva a crear una imagen. Esto convirtió en ese entonces a la fotografía como uno de mis hobbies y pasiones que me permitían expresar mis sentimientos en un cien por ciento.

Meses después, al entrar por primera vez al taller de costura de mi escuela, el coser por primera vez y crear algo desde cero me hizo darme cuenta que mi verdadera pasión era el de crear prendas que pudieran hacer sentir cosas a los demás, por lo que mi sueño de ser la próxima Mario Testino se vio opacado por mi amor por el confeccionar prendas, pero siempre mantuve mi amor por la foto y por crear imágenes muy cerca de mi.

Foto by Beto Pinto .

Aún estando en la universidad estudiando, un verano se me ocurrió crear Wildheart Mx, una marca de trajes de baño que envolvía mi amor por los viajes, la ropa y el mar. Todo comenzó como un experimento y mi pasión de crear, y terminó convirtiéndose en el trabajo que más amo y que desde hace tres años se distribuye de manera online por toda la república.

Para mi siempre fue muy importante el balancear mi amor por el trabajo con otra de mis grandes pasiones que es viajar, por lo que mi última meta era encontrar el balance perfecto entre trabajar y viajar.

Al graduarme trabajé por dos años en una empresa como directora creativa, lo que me ayudó a aprender sobre procesos de maquila, diseño y patronaje para poder más tarde desarrollar mi marca.

Más tarde dejé ese trabajo por mi necesidad de trabajar a mis tiempos y tener libertad, por lo que creé mis propias reglas de trabajo con mi taller, pues creo que al ser una persona creativa no existe nada más valioso que ser dueño de tu tiempo..

Hace aproximadamente tres años descubrí una plataforma increíble, Instagram, casi al mismo tiempo de estar desarrollando mi marca y descubrí que así como yo creaba imágenes y compartía mi trabajo existía una comunidad de personas que de igual manera estaban creando y generando contenido increíble y me inspiró mucho.

Tener al alcance de la mano tanta inspiración y la oportunidad de convivir e incluso conocer nuevas personas, me motivó a crear un diario visual en mi cuenta personal, donde comencé a compartir sobre mis viajes, mi trabajo y mi marca.

Vi una super oportunidad en convertir el estilo de mi marca y mi cuenta personal, en un estilo de vida que no solamente fuera lindo de observar sino que fuera real.

Foto by Beto Pinto

Poco a poco descubrí que esta era la manera en la que siempre quería llevar mi vida y mi trabajo, en libertad, ya fuera desde un avión, en un viaje lejano, en casa o en un café, por lo que disfruto mucho tener meses muy llenos de trabajo y otros extremadamente libres de viajar y disfrutar de la vida.

Muchas personas comenzaron a conocer mi marca, porque regalaba o prestaba a mis amigas trajes de baño para sus viajes, así como yo aprovechaba cualquier oportunidad para usarlos también y sin duda utilizar las redes sociales como herramienta para dar a conocer un producto o servicio ha sido de las decisiones más sabias que tomado en mucho tiempo.

Actualmente, después de unos años, mi cuenta empezó a recibir propuestas de creación de contenido para marcas, pues siempre me decían que amaban el contenido tan espontáneo y tropical, por lo que he tenido la oportunidad no solo de conocer lugares increíbles, sino de colaborar con marcas que amo, convirtiendo la creación de contenido en mi segundo trabajo, el cual nunca busqué pero agradezco infinitamente pues, junto con el balance de mi marca, me permite viajar y vivir experiencias increíbles que siempre fue mi meta desde el principio.

Foto by Rebecoisse

Si tuviera que enumerar en una lista, los puntos que considero importantes en esta historia sería la siguiente:

– Mantenerse siempre en constante aprendizaje, ya sean cursos, otra carrera, talleres o incluso haciendo colaboraciones con otras personas es importante nunca dejar de aprender y de crear.

– A la hora de compartir contenido por internet es importante ser lo más real y transparente posible, compartir contenido de calidad pero sobre todo contenido que te inspire y que ames, porque al final del día Instagram se convierte en un portafolio personal que puede llevarte extremadamente lejos.

– Si eres emprendedor o freelance es importante mantener la calma, definitivamente vale la pena las noches sin dormir para después tener una marca que ames y sobre todo donde tu hayas hecho las reglas.

– Siempre puedes crear tu forma de trabajar, tus reglas, tus tiempos, es real que todos tenemos cuentas que pagar pero esto no significa que tengamos que estar atados por siempre a un trabajo que no disfrutamos o no nos hace feliz, el principio de toda gran cosa siempre es complicado, pero igual todo con ganas se puede.

————————————————–

Conoce más del trabajo de Rebeca Garrido