En México 8 de cada 10 egresados de diseño de moda tienen como objetivo comenzar un negocio. Y hoy en día, en un mundo lleno de gran competencia existen diversos aspectos claves, que deben tomarse en cuenta si lo que buscas es alcanzar la rentabilidad de tu negocio como influencer y emprendedor.

 

El valor de la anticipación

• El principal problema que presentan los diseñadores nacionales para hacer de su marca un negocio es, precisamente, no desarrollarla como tal. No proyectar, no planear, no analizar cuánto deben de vender para saber cuánto tienen que producir. Logrando no poder responder a la demanda del mercado.

• No saber hacer los cálculos necesarios para que su negocio se mantenga a flote.

 

Una cuestión de precios 

• Una vez el proyecto en marcha, otro de los obstáculos a los que se enfrenta un diseñador es el desconocimiento que tiene el consumidor sobre los precios, ya que no valora en su real dimensión las prendas exclusivas. Los diseñadores no pueden competir con los bajos precios que manejan gigantes del “Fast Fashion” como H&M, Forever 21, entre otras.

 

Los proveedores y los costos de producción

• Los diseñadores de indumentaria no suelen tener muchos problemas para encontrar proveedores que les faciliten materiales y textiles de calidad, ya sean nacionales e internacionales, aunque con ello se comprometa el precio del producto final.

 

El fenómeno de las redes sociales y el e-commerce

• Además de la venta a través de tiendas multimarca o showrooms propios, las firmas emergentes encuentran en distintos eventos de moda, concursos, pasarelas y pop- up stores, nuevas plataformas de exposición para darse a conocer. Sin embargo, el común denominador entre los diseñadores y emprendedores de moda es el uso de las redes sociales y el comercio electrónico para impulsar la presencia de su firma en el mercado y potenciar sus ventas. Esta es sin duda una ventaja que la nueva ola de diseñadores tiene sobre las generaciones anteriores que debían valerse de sus tiendas físicas y de la publicidad de boca en boca. Las redes sociales son mucho más que un canal de comercialización.

 

Los diseñadores descubren con anticipación si un producto puede funcionar, el nivel de demanda que éste puede llegar a generar y pueden ajustar el volumen de su producción gracias a estos datos. Actualmente, Instagram se corona como la red social más importante para los diseñadores y emprendedores de moda nacionales, por encima de Facebook y Twitter, por ser un canal sencillo y directo.

En palabras de Carlos Jacobo director creativo y creador de la marca “Jacobo sin A”, el plus de Instagram sobre otras redes es el vínculo que genera con el cliente y la posibilidad de proyectar el ADN de la marca a través de su estética, un valor agregado que no pasa desapercibido por los diseñadores.

Los medios digitales son una gran ayuda para los emprendedores, pero no es lo único para triunfar en la industria. Es necesario ser constante, analizar el mercado, la producción, la competencia y los costos, pero, sobre todo, la clave es entender que la moda va más allá del diseño y que es un negocio que se debe dirigir como cualquier otro.

 

Andrea Suárez, @andrea.suca