En una industria relativamente nueva, y con distintos actores en ella que no necesariamente comparten la misma visión, puede resultar sencillo el confundirse. Sin embargo, es clave saber diferenciar el influencer advertising de influencer marketing resulta primordial si lo que se busca es crear una estrategia duradera y consistente.

Como lo hemos mencionado en otros artículos, el Influencer marketing es el proceso de identificar, crear engagement,y colaborar con las personas que influyen en tus clientes en cada etapa del ciclo de compra.

Un punto importante a resaltar es que el verdadero Influencer marketing es una estrategia a largo plazo, donde el influencer establece una relación de colaboración con la marca y participa activamente con ella. Si lo que se busca es alguien que publique una sola vez en una red social y obtener beneficio de eso, no sólo sería una estrategia poco realista, fructífera y duradera sino que no sería Influencer Marketing, sería Influencer advertising.

El influencer advertising, contrario al Influencer marketing, se caracteriza por su fugacidad. Consiste en una estrategia donde lo que se busca es crear un único impacto publicitario que te ponga en ese instante frente a la audiencia del influencer, sin llegar a pensar en permanecer. El influencer más que un colaborador o partner se convierte en un medio, una transacción por una mención, como en los medios tradicionales.

Si te preguntas, ¿está eso mal?  La verdad es que no, habrá marcas para las cuales sea una estrategia válida, todo depende de sus objetivos. Sin embargo, vale la pena resaltar que si bien el Influencer advertising es una estrategia relativamente “sencilla” de ejecutar esta, a diferencia del Influencer marketing, no impacta a los consumidores que buscan contenido auténtico del influencer, pues la publicación al no verse natural para la audiencia del influencer, fallará en construir un reconocimiento de marca que dure.

Cuando se sacrifica tiempo, recursos e intelecto al construir una estrategia de Influencer marketing no sólo se está sacrificando la calidad del contenido y los resultados que pudiera generar, sino también el punto angular de una verdadera colaboración con influencers, la credibilidad del influencer y la confianza de su audiencia.